el diario de mariapilar <$BlogRSDURL$>

diciembre 24, 2003

Para el 2004 y todos los que vendrán... 

Nos llegó este dibujo fantástico de Daniel Melgarejo, dibujante uruguayo.. Salud!!


diciembre 23, 2003

Similitudes y diferencias... 

Si en la Avenida Paulista de Sao Paulo te sentís como caminando por alguna calle de Manhattan pero a ritmo de bossa nova, la Avenida de Mayo de Buenos Aires bien podría ser una calle de Paris, y la Nueve de Julio alguna avenida madrileña. Claro que les faltan unos varios cientos de años de historia pero tienen otra historia. Una historia de fusión y apertura que las convierten en únicas y asombrosas. Miles de contrastes estéticos y sociales que las hacen tan interesantes como las vanidosas ciudades Europeas.
Un montevideano en Buenos Aires puede sentirse casi como en su casa. El idioma es el mismo a pesar de unas sutiles diferencias en la entonación sólo reconocibles para el rioplatense... Famoso es el hecho de la poca simpatía entre porteños y brasileños Un montevideano en Brasil puede tener dificultades a no ser que aclare su origen: “eu sou uruguaio”. Entonces los precios de repente bajan, te ofrecen mejor mercadería, te sonríen: “aaah você e uruguaio? nao ten problema...”. Lamentable pero cierto, lo he vivido personalmente (la chica de la tienda me ofrecía los peores “modelitos” y a precios exorbitantes... hay que entender también que cierta clase de porteño puede llegar a ser bastante insoportable).
En definitiva porteños y montevideanos somos bastante parecidos aunque también bien diferentes... Nos vestimos parecido (los porteños con más onda eso sí), hablamos parecido, comemos parecido, hasta escuchamos casi la misma música y vemos los mismos programas de televisión. Montevideo también se parece a Buenos Aires y viceversa... Hay lugares de la city que bien podrían ser rincones de la Cuidad Vieja y esquinas que son como robadas del barrio de la Unión. Palermo por ejemplo, me recordó a Pocitos, incluso los taxis son del mismo color...
Pero los uruguayos solemos pasar de toda la cholulada porteña y generalmente de la uruguaya también. Andamos con el termo y el mate a cuestas, algo que al porteño le resulta muy gracioso (hay que ver como nos toman el pelo en los programas de humor). Somos más tranquilos, menos escandalosos, más medidos y más callados, sobre todo en lo que a “reaccionar” ante las injusticias se refiere. En Montevideo la gente se bancó el corralito, protestó pero sin romper nada y hasta con cierta cuota de resignación. En Buenos Aires en cambio, la gente salió a la calle y se armó terrible despelote. Aún están con magullones las cortinas metálicas de muchos bancos, supongo que de pedradas o golpes... Yo tengo una teoría: me parece que en BA domina la influencia de los italianos y de ahí esa forma de ser tan desfachatada y desinhibida, en Montevideo quizá predominen los españoles... Tendrá algo que ver?
Enfin. Me gustaría saber qué siente un argentino en Uruguay... Cómo nos ve... si hay alguno por ahí que deje un comentario...

diciembre 22, 2003

Sonidos encantadores... 

De las adquisiciones musicales de mi estadía en BA destaco Tres Cosas de Juana Molina. Con grata sorpresa me doy cuenta que esta chica a quien yo subestimaba bastante le sobra creatividad, talento y buen gusto. Lástima que me perdí su espectáculo cuando estuvo en Montevideo. Quien sabe si habrá otra oportunidad... Como aproximación recomiendo una visita por su página web. Que lo disfruten.

A bordo del Eladia Isabel... 

Pues ya tengo algo para contar y he vuelto mucho antes de lo que esperaba... Es que me había quedado sin ideas, me había ganado la pereza. No se ilusionen, capaz que desaparezco nuevamente.

Viajar a Buenos Aires es siempre una aventura, ya sea en barco o en avión. Desde el cielo, si uno toma uno de esos aviones pequeñitos de Pluna o de Tam se disfruta todo el contorno de la costa del Río de la Plata, la desembocadura y el delta del Río Uruguay. Montevideo desde arriba es fascinante. Una ciudad que no se extiende demasiado, con un lindo diseño urbano y rodeada de campos en distintos tonos de verde, canteras y mucha agua. Puede apreciarse el límite de la ciudad y el súbito cambio rural. Algo que no ocurre cuando se llega a Buenos Aires, cosmopolita y asfixiante. Una mole de cemento que no tiene fin, una ciudad que al igual que otras grandes ciudades latinoamericanas ha intentado copiar el estilo urbano europeo pero desarrollando a su vez una identidad propia y original.
Esta vez el viaje fue en buque, el lentísimo pero panorámico Eladia Isabel de Buquebus. Una de las tantas formas de viajar a la city porteña. Un barco que alguna vez supo ser lujoso pero que aún conserva cierto glamour y vestigios de modernidad. Las butacas típicas de los sesenta y el tapizado que ha sabido resistir miles de viajes, lucecitas rodeando las columnatas interiores y los escalones, salones de primera clase desiertos y escalinatas cuyas barandas doradas bien merecían un poco de lustre para la ocasión.
Algunos caminan con total libertad de aquí para allá, se recluyen en el free shop o consumen sandwiches y refrescos de la cafetería, otros abren sus viandas y matan económicamente la ansiedad mirando ese río “ancho como mar”. También hay quien simplemente se tira en el piso de algún compartimiento vacío y duerme lo que no durmió la noche anterior. Nosotros decidimos ver el amanecer en cubierta respirando el aire limpio y perfumado que provenía de las islas del delta. Una maravilla si no fuera por una turbina que rompía la magia cada quince minutos y las sillas fijas al piso que no nos permitían acomodarnos en la mejor ubicación para apreciar el alba.
Llegar es impresionante desde la cubierta. Se aprecian esos edificios espejados y poderosos de Telecom., Microsoft, etc. Los canales de televisión y los lofts de Puerto Madero: un barrio yupie donde están los restaurantes con más onda y las universidades privadas. Todo muy lindo, muy fashion. Pues a caminar que nosotros no tenemos nada de fashion y a desayunar en un mac donalds del centro (pucha, hasta el olor de las papas fritas es el mismo que en Montevideo, como harán!?) A buscar como desaforados los discos y los libros que no se consiguen en MVD. De ahí al Festival Buen Día del cual les hablaré en otra ocasión.
Todo este preámbulo para contarles el placer que me causó volver a mi ciudad pequeñita de un millón y medio de habitantes. Cuando uno viaja, por lo menos es lo que me pasa a mí, vuelve con ojos de extranjero y aprecia cosas que cotidianamente no es capaz de ver. Por ejemplo que mi ciudad es tranquila, que todo el mundo va y viene en bicicleta por las grandes avenidas con relativa seguridad. Que los corredores que se forman con los árboles en las calles son lo más lindo que hay. Que cruzar la calle es fácil, que aún se respetan las cebras, que el guarda siempre te avisa en la parada si le pedís, que tiene una costa maravillosa y cuando estoy de mal humor no hay como andar en bici por la rambla o por la orilla de la playa. Que nadie habla con el “boludo”al final de cada oración... Aunque no haya más que pizza y chivitos en los bares y la ropa de las tiendas no sea tan linda, me encanta Montevideo.

diciembre 18, 2003

Vacaciones 

Me voy a tomar unas blogvacaciones por unas semanas. Los dejo en compañía de suB. Están en buenas manos... Hasta la vista.

diciembre 14, 2003

Más para escuchar... 

Infames Babasónicos: la música no tiene mensaje
El cactus en el desierto de Jessico quedó atrás, pero estos desfachatados llenos de polvo no se van lejos. Expertos en crear mundos paralelos,pero con los ojos bien puestos en éste, desprejuiciados y obscenos, y con más de diez discos en su haber , siguen arrastrando esclavos de su adicción. Adrián Dárgelos, su guía espiritual lo sabe bien y con mueca cínica nos dice “ ya se , que el camino a la fama , no significa nada si no hay una misión, cual es? Hacerte muy putita robar tu galletita con toda devoción “( Putita, del disco Infame, sello Popart)

La Hermana Menor

Ex es el primer disco “oficial” de la Hermana Menor aunque hace años que recorre el under montevideano con un show caliente como pocos.Fluidez en la estructura de las canciones, sudor y piel, un ataque a las sensaciones y la furia y la calma en una banda visceral que nos invita a recorrer una carretera sin concesiones.

Colaboró hoy: suB

diciembre 09, 2003

Lo que solemos escuchar...  

A Tirador Láser
Modernos artesanos de la canción, atravesaron distintas formaciones siempre brindando su particular y alucinógena catarata musical. Ingresar en sus discos, donde no existen barreras estilísticas ni musicales, supone un sueño dentro de un sueño ; del más absurdo caos sonoro surge una melodía que se nos pega a la piel, una voz que nos abre el camino a confesiones adolescentes donde la inseguridad es devorada por la reflexión inmediata, un laberinto de poesía y sonoridad del que por suerte cuesta mucho salir.

Adicta
Sexo , mentiras y glamour
Este dúo ahora devenido quinteto sale de entre las tinieblas para demostrarnos que se pueden conjugar el rouge y el delineador con la sencillez del pop. Pesadilla urbana, frustración, soledad, encuentro fugaz, la noche maquillada de incertidumbre y la desabrida modernidad; todo al servicio de la mejor canción. Con su segundo disco “Miedo” dejan atrás cualquier etiqueta y derrochan sensualidad.



Leandro Fresco
Personal electroman argentino, comenzó en los 90 a experimentar con texturas tímbricas presentando dos temas en el compilado Lady Radio junto a pares como Estupendo o Carola Bony. En su música parece convivir lo tecnológico con lo rústico,la incomodidad con el instante descontracturado. Acercarse a la pista de baile tanto como observar un paisaje frío como el hielo o imaginar un colorido viaje espacial ,porque no?

Federico Deutsch
Músico uruguayo, que con herramientas electrónicas y no tanto, presenta su primer disco oficial , una variada travesía por distintos climas, de nombre Astromelia. “ Cada track de Astromelia es un viaje por las visiones estéticas que pueblan nuestro horizonte imaginario. La música pliega un vasto campo, desde el lounge y los film-soundtracks hasta el indiepop y el idm. Está lleno de imágenes. Discos y revistas, cine y televisión, la cultura de masas pero también lo menos evidente , casi secreto, lo que se sale del surco.” Gabriel Galli.


Colaboró para este blog: suB

diciembre 08, 2003

El sufragio... 

Cuando yo era niña la gente no sufragaba. Estaban los señores de las botas lustradas que pisaban fuerte y daban miedo. Señores de pacotilla... De ahí que los maestros nos enseñaban lo importante del sufragio y la nostalgia del voto, la libertad del pueblo y la responsabilidad cívica. Luego vinieron las cacerolas y los ríos de gente en el Obelisco, el regreso de los exiliados, Zitarrosa y Los Olimareños y de vuelta a votar.
Hace ya bastante que hemos recuperado el voto y desde entonces sufragamos para todo. Ayer decidíamos el futuro de una empresa estatal así que como la patria necesita, y obliga también, me dirijo a mi lugar de voto con mi credencial que ya empieza a ponerse amarilla. Sólo la abro en estos casos ya que me acompañará durante toda mi vida y no quiero que se me rompa. Mirá que cara de pendex a los dieciocho...y tengo un montón de sellos, algunos con convicción otros con duda ... pero todos con el mismo orgullo de no tener una bota encima.
Para muchos es como un día de fiesta, no es raro ver a algún viejito con sus mejores ropas dirigiéndose quien sabe si a su escuela de antaño y a encontrarse con sus compañeros del barrio. Para otros, un día de castigar lo mal que nos han tratado, de largar la bronca ensobrada dentro de la urna.
Todo transcurrió con tranquilidad. Ya se conocen los resultados. La mayoría está contenta y la minoría se tendrá que aguantar. Es lo que tiene la democracia.



diciembre 03, 2003

Lo que escriben los demás... 

Me preguntaba si habrían más weblogs de uruguayos o si yo era algo así como una especie de pionera cibernauta... No, pionera no soy. Para otra vez será. Acá hay un directorio de weblogs uruguayos pero sinceramente no es mucho lo que he encontrado. Algunos han quedado en el olvido... Hubo uno que me llamó la atención y parece seguir al firme Libres Pensadores . También anduve recorriendo páginas ajenas y encontré cosas muy interesantes que vale la pena ser visitadas... Les recomiendo que no se las pierdan si es que aún no las conocen.
A propósito, me parece increíble pero hay gente que me lee con asiduidad... Hay alguien de un país desconocido que me ha visitado 119 veces... quien o quienes serán? ¿Porqué mi contador no registra su país? ¿Porqué no se da a conocer? ¿Será un agente secreto de la CIA o del MOSSAD? Qué intriga...

Boulesis
Las cinco del viernes
Ziboy
La fábrica de las cosas pequeñas
Efimera
Oficina de objetos perdidos
Indiferencia
Batidora hormonal
La vida de los gorilas