el diario de mariapilar <$BlogRSDURL$>

junio 28, 2004

La burbuja 

Me entero por un llamado telefónico que en Bs As están sin gas y sin agua debido a una crisis energética gravísima sin embargo, nada he visto en los medios. La idea general aquí es que Argentina y la región están mejorando.
Desde que he llegado no he visto ni una sola noticia referente a América Latina en los noticieros. Recién ayer apareció un artículo en "La Voz de Galicia" relacionada con los secuestros expréss que afectan a los gallegos en Buenos Aires. Tampoco, porque Sudamérica no es el ombligo del mundo, no se ven noticias de otros países más carenciadas. Irak, Irak, Irak... Si te quedas despierto a las dos de la mañana puede que pesques algo referido a los problemas en Liberia y además más Irak.
Los diarios regionales poco hablan del mundo exterior y los diarios nacionales, Irak, Irak, Irak, Irak.
America Latina parece importar bien poco a los medios de comunicación. ¿Para qué? me dijo ayer un español...

junio 25, 2004

Cifras que me sorprendieron 

Leyendo EL Pais Digital encuentro estos datos acerca de la emigración uruguaya:

"Según una encuesta del Banco Mundial los expatriados uruguayos poseen un nivel educativo más alto que el del uruguayo medio."

"De acuerdo con una estimación realizada en el Programa de Población de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, hay entre 430.000 y 450.000 uruguayos residiendo en el exterior, lo que equivale aproximadamente al 13% de la población total del país."

y esta otra que aún la estoy masticando:


"Las remesas hacia América Latina y el Caribe son una de las fuentes de recursos más importantes de la región y fluctuaron entre 30.000 y 40.000 millones de dólares el 2003, dijo el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo.

El monto de las remesas enviadas el 2003 es mayor a lo que ingresó como inversión privada de origen externo ese año."


"México recibe el mayor monto de remesas en la región, seguido de Brasil (5.200 millones), Colombia (3.067 millones), (El Salvador (2.316 millones), República Dominicana (2.217 millones), Guatemala (2.106 millones), Ecuador (1.656 millones), Jamaica (1.425 millones) y Perú (1.295 millones).

Por debajo de este grupo se hallan Haití (977 millones), Honduras (862 millones), Nicaragua (788 millones), Bolivia (340 millones), Costa Rica (306 millones), Venezuela (247 millones), Argentina (225 millones) y Panamá (220 millones).

Guyana (137 millones), Trinidad y Tobago (88 millones), Belice (73 millones), y Uruguay (42 millones) cierran la cuenta de las remesas."


...


junio 01, 2004

Xente boa... 


El gallego está tan integrado a la sociedad rioplatense que hasta el mismísimo Quino lo ha representado en el simpático personaje "Manolito" de la archileída Mafalda. El estereotipo del gallego inmigrante no es muy agraciado: terco, medio bestia, bastante avaro, muy trabajador eso sí y honrado, pero no tanto... Los gallegos que llegaron a Sudamérica no se han hecho de muy buena fama.
Hay que entender que quienes emigraron hace cuarenta, cincuenta o sesenta años atrás eran en su mayoría campesinos huyendo de la miseria y otras cosas, con poca o ninguna educación y mucha necesidad acostumbrados a las peores inclemencias. La sociedad montevideana de entonces, un Montevideo rico y con una gran tradición cultural, modelo de los más altos ideales de la modernidad, rechazaba de alguna manera esta gente ajena, rural y poco letrada que llegaba como en manadas en barcos atestados, así como también rechazaba su propia población rural o descendiente de indígenas y africanos esclavos.
Sin embargo, el país fué generoso y brindó documentación y la oportunidad de letrarse para muchos recién llegados de la Europa deshecha, hacerse de una profesión, un negocio y una familia. A fuerza de mucho trabajo y de ser el último orejón del tarro social, la mayoría de aquellos gallegos brindaron a sus hijos una enseñanza universitaria y un buen futuro, porque en aquellos tiempos de la "Suiza de América" cualquier hijo de simple obrero podía formarse en la Universidad de la República. También se amalgamaron de tal forma que contribuyeron a la idiosincrasia rioplatense con su nostalgia, su identidad cultural. Muchos no quisieran retornar a la tierra que los vio partir y si retornaran, encontrarían difícil adaptarse, encontrarían otro mundo muy distindo al que dejaron...
Enfín, el país se derrumba y acabaron los sueños de modernidad y futuro en el Río de la Plata, pero aún abundan los chistes de gallegos que "no pueden poner una bombita sin girar la silla" y aún se le siguen llamando "gallegos" a todos los españoles, ya sean catalanes, andaluces o vascos... Son cosas que quedan con el tiempo pero que los uruguayos deberíamos ir revisando.
Aquí mismo en Galicia, no son pocos los gallegos que se reconocen retorcidos y cerrados. Es cierto que aún se nota una generación de culto exacerbado hacia el trabajo. Son los resabios de la carencia en una nación que se hizo próspera en relativamente poco tiempo.
Pero he de decirque mi experiencia con los gallegos es más que positiva y en nada se corresponde con el estereotipo rioplatense...Ellos mismos se sorprenden cuando les cuento que a pesar de la imagen que tienen de sí mismos, de ser gente hosca y desconfiada, me encuentro con la gente más amable, amena y cariñosa.
Las señoras de Bahiña, pueblito rural donde aún van las mujeres a lavar ropa a los lavaderos de piedra como antaño, nos reciben generosas y sonrientes mientras fregan sus ropas con esa agua helada de la sierra y nosotros, extraños y con acento uruguassho, nos llevamos su preciada agua de las sierras en bidones luego de una charla acerca de si es más lindo el monte o la playa. Allá vamos nosotros en auto hacia la costa, allá van ellas por esas pendientes cargando los canastos de ropa mojada con dificultad... Y cada vez que volvemos se alegran de vernos.
O en los ómnibus de Vigo, se desviven para explicarnos como bajarnos en la parada correcta y por poco se bajan con nosotros a enseñarnos el camino...
O en la "Casaquinha de Punto"; un bolichito del casco viejo donde confluyen diversas clases sociales; desde emigrantes recién llegados como nosotros, pescadores, actores de teatro, estudiantes universitaros, algún que otro desempleado y algún empresario disimulado buscando marcha... Es entrar y ya se inician conversaciones como si fueras parte de la barra, invitarte cerveza por ser nuevitos en la ciudad e intercambiar números telefónicos para hacer alguna cosa más adelante...
O los bloggeros que me insisten y exigen que escriba pero que nos invitan a "un cine estilo Cinemateca" para que nos sintamos a gusto o te sorprenden con palabras del tipo: "pues para eso estamos nosotros, para haceros las cosas más fácil.."
Es como dijo una tía cuando llegamos a Peinador ante nuestra sorpresa por que la aduana no quiso abrirnos las valijas a pesar de nuestra insistencia y asombro: "Aquí la gente es muy buena".