el diario de mariapilar <$BlogRSDURL$>

febrero 12, 2005

Whisky 

http://www.whisky.com.uy/index_esp.html

Antes de ponerme a comentar mi punto de vista sobre Whisky quisiera hacer una reseña acerca de la situación del cine en mi país y de otras cosas que también vienen al caso.
Lamentablemente Uruguay importa, exhibe y consume cine extranjero. La mayoría cine-basura, así como también la mayor parte de la música que se escucha es seudo-tropical- basura. Ya saben de lo que hablo, en todos lados pasa algo parecido...
Sin embargo, en la década de noventa se han estrenado en Uruguay 38 películas de autores nacionales. Más que en toda la escasa historia del cine uruguayo y entre el 2000 y el 2001 según nota del semanario Brecha fueron 14, o sea, creciendo.
Entre ellas algunas tuvieron éxito en el país y premios afuera. Motivos para el despegue: un ambiente fermental a pesar de -o alimentada por- la imposibilidad o la frustración que genera una crisis económica; la reacción a la creciente "cultura de la ordinariez" rioplatense alimentada por una crisis de valores global, la música barata y las series tipo Gran Hermano importadas de Argentina; la tecnología del video medianamente accesible para ciertos sectores de creativos uruguayos; la consolidación de una formación en cine y comunicación en algunas escuelas y universidades; la creación de formas alternativas de distribucion y exhibición; y además una creciente formación de audiencia que a pesar de la chatura quiere consumir buen cine y también buen cine nacional.
Cuando exhibieron 25 Watts se llenaron las salas. El sentimiento era expectativa. Había ganado premios afuera y por eso todos queríamos verla.
Lamentablemente en Uruguay no valoramos nuestros productos hasta que algún europeo nos dice que lo nuestro vale. El nivel de autoestima es cero. Si no fuera por esos premios quizá hubiese pasado desapercibida como tantas otras, como tantos otros escritores, artistas, músicos geniales que ni les prestamos atención pero que están ahí aunque tengamos oídos sordos y ojos ciegos.
Confieso que yo era así hasta hace un tiempo. Es raro pero es algo que nos hace ir para atrás, pero lo tenemos tan arraigado que ni nos damos cuenta. Yo tengo una teoría, le llamo:"mentalidad de colonizados". Eso mismo que hace que cuando viene un europeo pululemos a su alrededor de lo fantástico y moderno, eso que hace que no le demos ni bola a los ecuatorianos, peruanos, bolivianos, mexicanos que visitan o emigran a nuestro país, eso que hace que ignoremos y discriminemos a nuestra mermada población indígena, negra y que nos sintamos los más "europeos de Sudamérica".
Enfín, esto no sé que tiene que ver con Whisky, lo que quería decir es que cuando ví 25 Watts de Rebella y Stoll fué increíble: ver el viejo Valerio de Pocitos en la pantalla gigante de un cine comercial extra fashion; el barrio del Buceo; nuestra forma de ser y de hablar; los chistes cotideanos... Pero lo que más me pegó a mí fue esa sensación de desorientación en los tres personajes; tan afín a la realidad de la mayoría de los jóvenes de barrio, a mi realidad en ese momento... ese no "hacer nada", "estar al pedo"; esas horas redundantes e inútiles, porque no sabés bien qué hacer ni a donde ir, ya que nada de lo que hagas daría frutos en un país como Uruguay...
Sin embargo, los directores, nos estaban mostrando en los hechos que eso no es así. Ellos, la misma generación de los personajes, mi misma genereación, dos chicos de barrio con sueños de director de cine, se habían jugado su suerte ... que locura en un país como Uruguay, y estaban triunfando, ¿cómo? ¿premios en Europa? Hay que verlos, deben ser buenos... hala, como dicen acá, vendió mas entradas que varias hiper taquilleras pesadas de Hollywood. Los circuitos comerciales cayeron en que lo nuestro "vende" y empezaron a pasar pelis que jamás hubiesen exhibido antes, como la argentina "EL Abrazo Partido", un peliculón con Hendler, uruguayo claro, el gancho.

Bueno pero lo mío era Whisky. La impresión y la emoción que me dió ver el afiche del dibujante -un ex-compañero de clase en la facultad- colgado en la cartelera de un cine el Paseo de Gracia de Barcelona. La foto de los directores en primera plana en la portada del semanario cultural del diario El País de Madrid... que fuerte... Tantas veces verlos por Pocitos, caminando o charlando con algún conocido onda pibe de 25 Watts... Pero lo más fuerte fue ver el estreno en una sala repleta de catalanes... Yo paraba la oreja para escuchar los comentarios... Qué intriga... Qué sentirá un europeo al ver esta película?
Pues creo que el mensaje es bastante universal y mi visión sudamericana es muy parecida a la de los europeos con quienes la he comentado, y como Willysifones también me quedé con la sensación de no saber si me gustó o no. Como en 25 watts, los personajes no saben muy bien qué hacer, para donde ir, se dejan llevar por los acontecimientos de la vida hasta que todo se convierte en una rutina insoportable, sin sentido.
Hay una crítica que decía: "si la historia de 25 watts se trataba de tres personajes que se la pasaban fumando porros, en Whisky son tres personajes a quienes le vendría muy bien fumarse unos porros de vez en cuando". También hubo un comentario que me llamó la atención, de un actor español de quien no recuerdo su nombre: "tiene esa cosa del cine argentino pero sin la verborragia típica argentina" y yo agrego a tono personal y de atrevida nomás: toca el tema de la decadencia económica sin la obviedad patética y molesta de tierto tipo muy difundido de cine argentino, porque lo que importa en Whisky es la decadencia de los personajes y no el contexto que ya todos conocemos de sobra. Creo que la historia podría ser cierta tanto en Uruguay como en España, en Holanda, Suiza o Tailandia... qué se yo. Quizá por eso a tanta gente le gustó, o no le gustó, o le dejó esa cosa ahí dentro que qué se yo... Lo que sí es seguro es que Whisky no se olvida.