el diario de mariapilar <$BlogRSDURL$>

marzo 03, 2005

Drexler es francés 

Ya lo están diciendo los argentinos.
Drexler es francés, y nació en Toulouse. Lo que pasa es que la familia se vino cuando él era muy chico al Rio de la Plata, en busca de nuevas oportunidades. Ya se está escribiendo un libro que habla de eso. Y en Intrusos y en Crónica TV se habla de la verdadera historia de Jorge Drexler. Parece que antes de radicarse en Montevideo, la familia Drexler pasó unos años en Buenos Aires, donde Jorgito tuvo su primer guitarra. Es más, como la familia era muy humilde, Jorge y sus hermanos cantaban los domingos en San Telmo para llevar alimento a su hogar. Mientras, de este lado del río, ya se está levantando un enorme cartel a las afueras del Aerpuerto de Carrasco con la foto de Jorge, con una leyenda que dice: "Bienvenido a la tierra de Drexler". Y ya se está escribiendo un libro con su historia. Y en el barrio se comenta: "Qué va a ganar un Oscar ese, si vivía acá a la vuelta", o frases del tipo: "No, pero el hermano es mejor, lo que pasa que como es bajista y se quedó en Uruguay no tiene tanta repercusión", o "Nooo, el otro es mejor, Daniel es el mejor de los tres hermanos". También se está comentando que Jorge es "un poco homosexual" e incluso que le pega a la mujer. "Y si, esos con caritas de bueno son los peores". Y ya se está planeando varios comerciales con la imagen de Drexler. "Si, se puede", "Un país enorme al otro lado del río", y varios más. Va a aparecer Drexler tocando la guitarra y tomando leche Conaprole (le damos una patada en el culo a Milton Wynants, salí de acá, volvé a Paysandú que nos dejaste pegado en las últimas olimpiadas), o fumando Nevada (y le damos una patada en el culo a Jaime Roos y Rada, fracasados del tercer mundo, sólo los conocen por acá), o mejor recorriendo las rutas de nuestro "bendito país" para un aviso de Ancap (¿Trelles? ¿¿quién??). Y mientras, los argentinos siguen insistiendo con la verdadera nacionalidad de Drexler... Así como todos los viejos (y no tan viejos) se pasan jodiendo con el Maracanazo y Obdulio, nosotros dentro de unos años vamos a hablar del "heroe nacional" Jorge Drexler y el "Hollywoodazo" (ja, le rompimo el culo, lerompimo). En el próximo almanaque de Riogas, además de las caricaturas de Obdulio, Torres García, Gardel y Onetti, va a haber una de Jorge Drexler con el mate, a guitarra y la bandera de Uruguay. mientras, los argentinos siguen insistiendo con la verdadera nacionalidad e Drexler...Acá, ya se está barajando el nombre de una calle montevideana "Jorge Drexler", e incluso el Grupo Casal está viendo la posibilidad de comprar los derechos del nombre y las canciones para venderlas a otros países. Hasta hay alguno que lo quiere como técnico de la selección (Con Recoba, Forlán y Drexler no podemos perder!!). Tabaré Vazquez le va a ofrecer el Ministerio de Educación y Cultura (si Lula tiene a Gilberto Gil...), o bueno, de última la embajada de España... Y mientras, los argentinos que gritan "Dejá boludo, si nosotros ganamos el Oscar con La Historia Oficial hace muuuucho..." y la editan en dvd con escenas que quedaron fuera.
Y acá, se planea una caravana desde el Aeropuerto con la próxima venida de Jorge al paisito. Con banderas, bocinas, cornetas y papelitos por la rambla, 18 de Julio hasta el Velódromo. Y en las escuelas las maestra de canto ya ensayan la canción ganadora con las blancas palomitas para cantarla en la fiesta de fin de año (y si la cantó Antonio Banderas...). Hoy somos todos Jorge Drexler, somos más uruguayos que nunca ¡carajo!
Y ya me voy a comprar la entrada para el próximo concierto de Jorgito en el Solís... ¿cuánto?? ¿¿500 mangos la más barataaa??
Pero salí de acá pibe, ¿a quién le ganaste?

(autor anónimo de la red, si aparece que me perdone el atrevimiento pero que bien que le quedó el chiste...)

marzo 02, 2005

Mi Bandera 

En la escuela nunca fui abanderada. Los niños abanderados siempre lucían prolijos y con los uniformes impecables. Creo que mis rodillas sucias y lastimadas de los porrazos del recreo y mis pelos rebeldes a pesar de la cola de caballo y la vincha que me obligaba a usar mi madre para no tener los pelos sobre los cuadernos, no eran efectivos contra mi sudor fácil, las medias desparejas y los chorretes de dulce de leche de la merienda. Definitivamente no tenía el perfil, mi aspecto era algo así como desaliñado que para las fechas patrias no quedaba nada bien.
Igual no me importaba mucho porque me gustaba ver el sol dorado desde las butacas. Aparte era más divertido. Como el salón de actos era en bajada y en el fondo estaba oscuro, nos podíamos tirar desde la última fila, patinando por el suelo hiper encerado de las monjas, haciendo pomada la pollera o el pantalón hasta que algún maestro nos agarraba y nos ponía en nuestro lugar.
"Libertad o muerte" dice una de las banderas. Esa frase categórica y fatalista estuvo presente en toda mi infancia y la de miles de niños. Creo que por eso soy tan idealista y difícil de conformar.
"La patria o la tumba" dice el himno, "Libertad o con gloria morir; el voto que el alma pronuncia que heroicos sabremos cumplir". Eso, que sepamos cumplir.

Hoy en Uruguay hay una fiesta.